Saltar al contenido
Mi

La dieta del grupo sanguíneo

Una dieta para cada grupo sanguíneo

A mediados de los años noventa, un médico naturista norteamericano, el doctor Peter J. D’Adamo, causó cierta conmoción al plantear la tesis de que los grupos sanguíneos trasciende mucho más allá de lo tocante a la transfusión de sangre. Y que, por ejemplo, determinan qué alimentos sientan bien y qué otros fomentan la acumulación de grasas. A tal individuo de tal grupo sanguíneo, la ingesta de determinado nutriente le produce unas molestias físicas perfectamente descritas; a tal otro, el mismo producto le activará su metabolismo y lo potenciará de tal manera que esa persona se verá en condiciones de rendir al máximo en su actividad habitual.

Cómo funciona la dieta según tu grupo sanguíneo

Todo el mundo conoce los cuatro grupos sanguíneos: 0, A, B y AB. Según el doctor Peter J. D’Adamo, nuestro grupo sanguíneo decide si determinados alimentos van a sentarnos bien o no. También se ha comprobado que el grupo sanguíneo tiene que ver con la eficacia de nuestras defensas frente a ciertos gérmenes patógenos.

Qué promete esta dieta

  • Pérdida de peso a los cuatro o cinco días gracias a la mejoría del metabolismo.
  • Mejorar la digestión, y en especial aliviar molestias como el estreñimiento, la acidez de estómago y otros trastornos gastrointestinales.
  • Estabilizar el nivel de azúcar en la sangre, lo que produce una agradable sensación de plenitud después de las comidas aunque estas hayan sido bajas en calorías.
  • Mejorar la concentración mental, ya que disminuye la demanda de riego sanguíneo para las funciones digestivas, quedando así más energía disponible para la actividad mental.
  • Aumento de la sensación general de bienestar.

Una dieta eficaz, pero difícil de demostrar

D’Adamo elaboró las dietas correspondientes y ha venido aplicándolas con gran éxito en su consulta. En cuanto a los problemas de peso corporal, suelen desaparecer en cuanto se aborda un estilo de alimentación armonizado para el grupo sanguíneo. Al mismo tiempo, son cada vez más los profesionales de la sanidad que utilizan esta dieta.

Cada grupo sanguíneo reacciona de distintas maneras porque está adaptado a las condiciones alimentarias que regían en la época en que ese grupo apareció sobre la faz de la tierra. Por lo tanto, la evolución ha hecho que nos adaptemos óptimamente al consumo de según qué alimentos. La dieta del grupo sanguíneo no es exclusivamente médica sino que abarca toda una filosofía. Y en ésta radica, precisamente, la buena disposición de los usuarios convencidos.

Grupo 0: Retorno a los orígenes

Este grupo, según nos cuenta D’Adamo, apareció hace algo más de 40.000 años. Los humanos andaban ocupados principalmente en la caza y la recolección de frutos silvestres. Al ser principalmente carnívoros, pueden metabolizar fácilmente proteínas de origen animal. Deberían suprimir de su dieta, en lo posible, los derivados del trigo (alimentos como el pan y la pasta) y los lácteos (alimentos como la leche y sus derivados procesados), porque esos alimentos le engordan y le hacen más propenso a padecer achaques. En cambio, otros alimentos tenidos clásicamente como causa de gordura, por ejemplo las carnes y los embutidos, le sientan divinamente.

Alimentos a evitar.

  • Las distintas variedades de cereales que introdujeron más adelante los agricultores. Por eso el gluten de trigo es el primer factor de exceso de peso.
  • El maíz y sus derivados también ralentizan el metabolismo del grupo 0.
  • La leche, los yogures y los quesos tampoco deberían figurar en su dieta.
  • Verduras: las berenjenas, las coliflores, las setas, las patatas, el brécol, las fresas, los cocos, las mandarinas, las naranjas y el ruibarbo.

Alimentos recomendados:

  • Carnes rojas: embutidos, solomillos, filetes… Aunque la carne de pollo y la carne de cerdo deberían tener menos presencia en su dieta, ya que la digieren peor.
  • Pescados.
  • Pan de esenio es lo ideal. Pero también se pueden consumir harinas de espelta, centeno o arroz.
  • Té Pu-Erh acompañando a las comidas para reducir la tasa de lípidos en la sangre.
  • El mate es un quemador de grasas natural y estimuladora del metabolismo.
  • Pescado de mar, por su alto contenido en yodo favorece la secreción de hormonas activadoras del metabolismo.

Dieta de 7 días para el grupo 0

DESAYUNOCOMIDACENA
LUNES
2 rebanadas de pan de esenio y mantequilla.
1 taza de mate o té Pu-Erh.
Ensalada de endibias o arroz de grano largo o basmati. Acompañas con tomates frescos troceados.
Mero al horno (300 gr). Aderezado con aceite de oliva, cebolla picada y hojas de romero.
1 taza de mate.
Acelgas con mijo. Aderezado con ajo y cebolla salteada.
1 taza de té Pu-Erh.
MARTES
1 huevo cocido.
2 rebanadas de pan de esenio con mantequilla o mermelada de ciruela o manzana.
1 taza de mate o té Pu-Erh.
Ensalada de rúcula con pipas de girasol.
Cordero al horno (300 gr). Aderezado con aceite de oliva y cebolla picada.
2 tostadas de pan de centeno con mozzarella (100 gr), aromatizadas con orégano o albahaca.
1 taza de té Pu-Erh.
MIÉRCOLES
2 tostadas de pan de centeno untadas con paté de hígado.
1 o 2 ciruelas
1 taza de mate o té Pu-Erh.
Cualquier carne roja salteada en satén con mantequilla y vino blanco.
2 manzanas.
1 taza de mate o té Pu-Erh.
Gambas salteadas con hojas de salvia y pimienta.
Ensalada de tomates frescos.
1 copa de vino blanco.
JUEVES
2 rebanadas de pan de esenio y mantequilla.
1 taza de mate o té Pu-Erh.
Arroz de grano largo o basmati salteado con carne de buey picada, puerros y pimientos. Todo sazonado con salsa de soja.
1 taza de mate o té Pu-Erh.
Acelgas con mijo. Aderezado con ajo y cebolla salteada.
1 taza de té Pu-Erh.
VIERNES
1 huevo cocido.
2 rebanadas de pan de esenio con mantequilla o mermelada de ciruela o manzana.
1 taza de mate o té Pu-Erh.
Bacalao (400 gr) al horno. Acompañado de tiras de pimientos salteadas y arroz basmati (100 gr).
1 plátano.
1 taza de mate o té Pu-Erh.
2 tostadas de pan de centeno con mozzarella (100 gr), aromatizadas con orégano o albahaca.
1 taza de té Pu-Erh.
SÁBADO
1 zumo natural de piña o manzana.
1 plátano.
1 taza de mate o té Pu-Erh.
Cualquier carne roja salteada con aceite de oliva, cebolla picada y vino blanco.
2 manzanas.
1 taza de mate o té Pu-Erh.
2 tostadas de pan de centeno con queso de cabra (240 gr), aromatizadas con orégano o albahaca.
1 taza de té Pu-Erh.
DOMINGO
2 tostadas de pan de centeno con mozzarella (100 gr), aromatizadas con orégano o albahaca.
2 ciruelas.
1 taza de mate o té Pu-Erh.
Ensalada de endibias o arroz de grano largo o basmati. Acompañas con zanahorias y rábanos troceados.
Filete de ternera (300 gr). Aderezado con aceite de oliva, cebolla picada y hojas de romero.
1 taza de mate.
2 tostadas de pan de espelta con queso de oveja (240 gr), aromatizadas con orégano o albahaca.
1 taza de té Pu-Erh.

¿Puede ser vegetariano o vegano una persona del grupo 0?

Cuestión candente, ya que la historia evolutiva del grupo identifica a este grupo como carnívoros. Además, las lectinas de la leche de vaca les provocan grandes dificultades, de modo que se descarta para ellos el recurso del ovo-lacto-vegetarianismo recomendado. No obstante, los huevos, el queso de oveja y cabra podrían cubrir las necesidades de proteínas, vitaminas y oligoelementos que normalmente aporta una dieta carnívora. Por otro lado, si hablamos de una dieta vegana, tendríamos una carencia inevitable de proteínas, calcio, hierro y vitamina B12.

Grupo A: Los agricultores.

Este grupo, según D’Adamo, apareció hace unos 20.000 años, cuando los primeros el ser humano empezó a abandonar la inseguridad de la vida nómada y adoptaron el sedentarismo. Las personas pertenecientes a este grupo sanguíneo están preparadas para la asimilación de cereales y derivados de la leche. En cambio, acusan dificultades para digerir alimentos como el jamón o la carne de caza. Sin embargo, al estar habituados a vivir en comunidad, este grupo desarrolló un fuerte sistema inmunitario. Y, todavía hoy, este grupo revela una resistencia a las infecciones superior al promedio.

Alimentos a evitar.

  • La leche de vaca, pero no los productos fermentados a partir de otras leches.
  • Se recomienda prescindir del trigo y sus derivados.
  • Toda la carne, exceptuando las aves de corral (si se comen de manera moderada).

Alimentos recomendados:

  • Gran variedad de frutas y verduras.
  • Cereales como el amaranto, la cebada y el centeno son de fácil asimilación.
  • La Leche de soja.
  • El té verde.
  • Aceite de oliva y de lino.
  • La piña, pues contiene una enzima que es un quema grasas natural.

Dieta de 7 días para el grupo A

DESAYUNOCOMIDACENA
LUNES1 vaso de kéfir.
2 tostada de pan esenio con mermelada de albaricoque.
1 taza de té verde o café.
Ensalada de endibias y zanahorias, acompañada de nueces y pipas de calabaza.
1 taza de té verde.
2 rebanadas de pan de amaranto untadas con queso de oveja. Aromatizadas con aja, albahacao perifollo.
Rábanos aliñados con aceite y sal.
1 vaso de vino tinto.
MARTES2 rebanadas de pan de amaranto con aceite de oliva.
Un puñado de nueces.
1 taza de té verde o café.
Albondigas de pollo.
2 rodajas de piña.
1 taza de té verde.
Tofú salteado con cebollitas, jengibre y salsa de soja.
1 vaso de vino blanco.
MIÉRCOLES3 rebanadas de pan de esenio, untada con queso de cabra o mozzarella (baja en grasas).
1 taza de té verde o café.
Arroz con verduritas.
Ensalada de zanahorias aliñadas con aceite de oliva y sal.
1 taza de té verde.
Acelgas con pasas.
1 vaso de zumo de piña.
JUEVESCopos de avena con yogurt de frutas.
1 taza de té verde o café.
Espinacas salteadas con puerros y zanahorias.
1 vaso de kéfir.
1 taza de té verde.
Tofú salteado con cebollitas, jengibre y salsa de soja.
1 vaso de vino blanco.
VIERNES3 rebanadas de pan de esenio, untada con queso de cabra o mozzarella (baja en grasas).
1 taza de té verde o café.
Bacalao con verduritas.
2 rodajas de piña.
1 taza de té verde.
2 rebanadas de pan de amaranto untadas con queso de oveja. Aromatizadas con aja, albahacao perifollo.
Rábanos aliñados con aceite y sal.
1 vaso de vino tinto.
SÁBADOCopos de avena con yogurt de frutas.
1 taza de té verde o café.
Ensalada de hortalizas con semillas de calabaza.
1 rebanada de pan de amaranto.
1 taza de té verde.
Espinacas con semillas de sésamo.
1 vaso de vino tinto.
DOMINGO2 rebanadas de pan de amaranto con aceite de oliva.
Un puñado de nueces.
1 taza de té verde o café.
Arroz con verduritas.
Ensalada de zanahorias aliñadas con aceite de oliva y sal.
1 taza de té verde.
Tofú salteado con cebollitas, jengibre y salsa de soja.
1 vaso de vino blanco.

El grupo A y las dosis de carne correcta

Las personas del grupo A están mejor adaptados para el consumo de productos agrarios de origen vegetal. Sin embargo, según nos cuenta J. D’Adamo, las carnes no les resultan muy convenientes. De ahí que muchos médicos naturistas recomiendan a este grupo la abstención total del consumo de carnes, salvo una porción de ave de corral una vez a la semana.

En cuanto a la dieta ovo-lacto-vegetariana, tampoco es ideal para este grupo, pues la asimilación de huevos y productos lácteos es bastante mediocre. Por eso este grupo, si quiere eliminar la ingesta de carne, debe tener presente los riesgos que encierra una dieta carente de hierro, calcio, yodo y vitamina B12. Para ello deberán añadir a su dieta pescados, tofu, harinas como el amaranto o esenio, así como otros alimentos que les aporten una buena dosis de proteínas y minerales.

Grupo B: Bajaron del Himalaya.

Se cree que este grupo aparece hace unos 15.000 o 10.000 años en las alturas del Himalaya. Las personas del grupo sanguíneo B son consideradas robustas y dotadas de un buen sistema inmunitario. También son personas propensas a acumular grasas (mecanismo de indiscutible valor para la supervivencia en altiplanos fríos y con escasos recursos alimentarios).

Alimentos a evitar

  • Algunos cereales y sus productos derivados: trigo, centeno, amaranto, maiz y cebada.
  • Los tomates.
  • La carne de cerdo.
  • Ostras, gambas, cangrejos y langostas.

Alimentos recomendados

  • Pueden consumir toda clase de quesos.
  • Kéfir.
  • Arroz.
  • Toda clase de verduras. Y si tienen gran cantidad de fibra, mejor.
  • Es el único grupo óptimamente dotado para disfrutar de la leche.
  • Harina de mijo y esenio.
  • Carnes: ternera, conejo, cordero y carnes de caza.
  • Algunos pescados: bacalao, salmón, sardina y rape.

Dieta de 7 días para el grupo B

DESAYUNOCOMIDACENA
LUNES1 tazón de arroz inflado con yogurt.
1 taza de té verde.
Coliflor al horno con cebollas y curry.
1 taza de té verde.
2 rebanadas de pan de mijo y queso de cabra.
1 zumo de piña o 1 vaso de mosto.
MARTES3 rebanadas de pan de esenio untadas con paté de hígado.
1 vaso de kéfir.
1 taza de té verde.
Patatas al horno con setas. Aderezadas con mantequilla y perejil.
1 taza de té verde.
Ensalada de zanahorias y remolacha. Aderezada con aceite de oliva.
1 zumo de piña o 1 vaso de mosto.
MIÉRCOLES2 rebanadas de pan de esenio untadas con mermelada de ciruela.
1 taza de té verde.
Filete de bacalao (300 gr) con pimientos rojos y amarillos.
1 tazón pequeño de arroz basmati o mijo hervido.
1 taza de té verde.
Berenjenas con cebollitas al horno.
1 yogurt natural.
1 zumo de piña o 1 vaso de mosto.
JUEVES1 yogurt natural o kéfir.
1 puñado de almendras.
1 taza de té verde.
Ensalada de manzanas con queso de cabra. Aliñada con aceite de oliva y miel.
1 taza de té verde.
2 rebanadas de pan de mijo y queso de cabra.
1 zumo de piña o 1 vaso de mosto.
VIERNES2 rebanadas de pan de esenio untadas con mermelada de ciruela.
1 taza de té verde.
Ensalada de zanahorias y queso de cabra. Aderezada con cebollitas y salsa de soja.
1 taza de té verde.
2 rebanadas de pan de mijo untadas con requesón o queso tierno.
1 taza de té verde.
SÁBADO3 rebanadas de pan de esenio untadas con paté de hígado.
1 vaso de kéfir.
1 taza de té verde.
Coliflor y patatas hervidas con una fritura de cebolla y zanahorias.
1 vaso de té verde.
Berenjenas al horno.
1 yogurt natural.
1 zumo de piña o 1 vaso de mosto.
DOMINGO2 rebanadas de pan de esenio untadas con mermelada de ciruela.
1 taza de té verde.
Cordero al curry.
1 tazón pequeño de arroz basmati o mijo hervido.
1 taza de té verde.
2 rebanadas de pan de mijo untadas con queso de cabra o mozzarella.
1 vaso de cerveza o vino.

El grupo sanguíneo B: la carne sí pero no.

Las personas pertenecientes a este grupo sanguíneo pueden consumir carnes con moderación, pero evitando las aves y prefiriendo las de cordero y carnero. En líneas generales, el abastecimiento de proteínas dependerá más del consumo de derivados lácteos fermentados que de las propias carnes.

Este grupo reúne las condiciones necesarias para seguir toda la vida un régimen ovo-lacto-vegetariano, ya que su aparato digestivo está adaptado óptimamente para la leche y los huevos, y también tolera bien la mayoría de los alimentos vegetales. Esta dieta es, de hecho, una de las más sanas que existen, ya que excluye por completo las carnes pero admite otras proteínas de origen animal. Por tanto, no corren como riesgo de carencias en cuanto a vitaminas B, hierro y calcio.

Grupo AB: Los recién llegados.

La teoría dice que aparecieron hace tan sólo 1.000 años. En esta época se produjeron los primeros mestizajes entre los caucásicos y los nómadas mongoles, y les siguieron muchos otros. Así que puede decirse que este grupo no apareció por una adaptación a un determinado tipo de alimentación, sino como resultado de la mezcla entre humanos del grupo A y del grupo B. Esto significa que gozan de los antígenos de ambos grupos y, por lo tanto, gozan de especial protección frente a trastornos de tipo autoinmune (como las alergias). Por lo contrario su sistema inmunitario es menos activo frente a las células cancerosas y su régimen debe incluir necesariamente alimentos de eficacia antitumoral (como el té verde o el ajo).

Alimentos a evitar

  • El trigo y el maiz ralentiza el metabolismo y les hace engordar.
  • Las carnes rojas no las digieren bien ya que este grupo tiene pocos ácidos gástricos.
  • Los plátanos ralentiza el metabolismo.
  • Ostras, gambas, cangrejos y langostas.

Alimentos recomendados

  • Toda clase de frutas y verduras. Y si tienen gran cantidad de fibra, mejor.
  • Productos derivados de la leche: yogurt, queso…
  • Cereales: espelta, esenio y mijo.
  • El té verde acompañando a las comidas para reducir la tasa de lípidos en la sangre.
  • El kéfir.
  • Algunos pescados: bacalao, salmón, sardina y rape.

Dieta de 7 días para el grupo AB

DESAYUNOCOMIDACENA
LUNES1 tazón de arroz inflado con yogurt o kéfir.
1 ciruela.
1 taza de té verde o café.
Champiñones con fritada de cebolla y perejil.
1 taza de té verde.
2 rebanadas de pan de espelta con queso de cabra.
1 vaso de zumo de zanahoria o mosto.
MARTES3 galletas de centeno untadas con mermelada de ciruela.
1 taza de té verde o café.
Tallarines con espinacas.
1 taza de té verde.
Arroz con Berenjenas.
1 vaso de zumo de zanahoria o mosto.
MIÉRCOLES2 rebanadas de pan de mijo con aceite oliva.
2 rodajas de piña natural.
1 taza de té verde o café.
Cordero con calabacines y tomillo.
1 taza de té verde.
Berenjenas rehogadas con cebolletas.
1 yogurt o kéfir.
1 vaso de zumo de zanahoria o mosto.
JUEVES1 yogurt o kéfir.
2 ciruelas.
1 puñado de nueces.
1 taza de té verde o café.
Ensalada de queso y apio.
1 ciruela.
1 vaso de zumo de zanahoria o mosto.
Arroz con Berenjenas.
1 vaso de zumo de zanahoria o mosto.
VIERNESArroz inflado con yogurt o kéfir.
1 kiwi.
1 taza de té verde o café.
Tofu con setas y jengibre.
1 taza de té verde.
2 rebanadas de pan de espelta con queso de cabra.
1 vaso de zumo de zanahoria o mosto.
SÁBADO2 rebanadas de pan de mijo con requesón (bajo en grasas) o queso de cabra.
1 taza de té verde o café.
Macarrones con espinacas.
1 taza de té verde.
Arroz con Berenjenas.
1 vaso de zumo de zanahoria o mosto.
DOMINGOArroz inflado con yogurt o kéfir.
1 tazón pequeño de uvas.
1 taza de té verde o café.
Trucha con zanahorias. Aderezada con salsa de soja.
1 taza de té verde.
2 rebanadas de pan de espelta con queso de cabra.
1 vaso de cerveza o vino.

Grupo AB: La fruta una difícil elección.

La gran mayoría de variedades de frutas son bien asimiladas por este grupo sanguíneo. En especial, la piña, los kiwis, las ciruelas y la uva de mesa. Son un verdadero bálsamo para su aparato digestivo. Por el contrario, los plátanos, el coco, los mangos y las naranjas suelen ser frutas bastante indigestas. En el caso de los plátanos, los individuos de este grupo deben sabes que esta fruta hace que su metabolismo los convierta rápidamente en grasa.


ADVERTENCIA
Desde Ladietade.com recomendamos no caer en la tentación de elaborar dietas inventadas. No sólo serán difíciles de seguir, sino que diseñar dietas sin la formación apropiada o el asesoramiento de un médico pueden dar a regímenes poco equilibrados. Y muy probablemente, no sean beneficiosos para la salud, ni sean efectivos para la pérdida peso.

Otras dietas curiosas